Next Euskadi

El Senado echa a andar

15/03/2016 | María Eugenia Iparragirre

rss Ezagutzera eman
El Senado echa a andar

DESCARGAR IMAGEN

Hoy se cumplen 86 días desde que la ciudadanía nos eligiera para que les representáramos en las Cortes Generales y, aunque aún no se haya acordado quién o quiénes gobernarán en el Estado, o si habrá que repetir elecciones en junio o no, lo cierto es que, por fin, hoy llevaremos a cabo nuestro primer pleno en el Senado.

La casualidad ha deparado que sea un 15 de marzo, la misma fecha en la que hace ya 2060 años fuera asesinado camino del Senado de la República de Roma el emperador Julio César. De todos es conocida la frase “¡Tú también, Bruto, hijo mío!” que le espetó a Marco Junio Bruto al verse traicionado y herido de muerte.

Así se las gastaban en aquellos tiempos, al parecer para tratar de detener los intentos del emperador de establecer un régimen autocrático en Roma. Una manera de actuar que, afortunadamente, nada tiene que ver con la manera de hacer política de hoy en día, aunque vistos los últimos tres meses de ataques (verbales) y contraataques, tampoco es para sentirse demasiado orgulloso. Tampoco el debate de investidura de Pedro Sánchez fue un ejemplo edificante de cómo hacer política por parte de los principales protagonistas.

Pero, aun a falta de un Gobierno, ya nos hemos puesto en marcha. Y espero que esta Legislatura sea provechosa para la consecución de los objetivos que cada uno de nosotros y nosotras queramos trasladar a la Cámara en nombre de los ciudadanos a quienes representamos. Desearía que pudiéramos desarrollar los debates en un ambiente de respeto.

Aunque en las últimas fechas los partidos llamados a llegar a acuerdos para gobernar (que no es otra cosa que tratar de dar solución a los problemas que aquejan a los ciudadanos, como son el paro, la precariedad laboral, el bienestar, la educación, la sanidad…) no hayan sido capaces de hacerlo, debemos demostrar nuestra capacidad de argumentar, cada cual con “sus” datos  con “su” convencimiento y “su” opinión, para poder, desde ahí, buscar los acuerdos con el resto para poder sacar adelante iniciativas que den respuesta a las necesidades de los ciudadanos.

Cada partido político tiene su ideología, sus principios, su programa… y quedarnos cada uno en nuestras trincheras nos permite afianzarnos en nuestra posición, pero difícilmente podremos convivir o alcanzar acuerdos si nadie sale de ellas para buscar caminos por los que transitar de la mano.

El Senado se ha caracterizado por el buen ambiente a la hora de trabajar, y por hacerlo desde el respeto a las diferencias. Desde las diferentes posturas políticas que cada uno representamos debemos de ser capaces de continuar en esta senda, con respeto y educación. Ese es mi deseo y esa es mi petición para esta legislatura que echa a andar.

 

Next Euskadi