Colores unidos contra la violencia de género

15/09/2017 | María Eugenia Iparragirre

rss Ezagutzera eman
Colores unidos contra la violencia de género

DESCARGAR IMAGEN

En el campo de la óptica, un prisma en un objeto capaz de refractar, reflejar y descomponer la luz en los colores del arco iris. La idea de este efecto óptico me trae siempre a la memoria la mítica portada del disco de Pink Floyd ‘The dark side of the moon’. Esta vez esa idea me ha venido a la mente en dirección contraria.

Me explico: he divisado haces de luces de diferentes colores que convergen en uno solo. ¿Por qué? Se me ha ocurrido a raíz de la capacidad que hemos demostrado las integrantes de la ponencia de estudio para la elaboración de estrategias contra la violencia de género de hacer converger en una línea común nuestras diferentes ideas y que hemos ido representando con un color diferente para cada Grupo. Todo ello en beneficio del bien común.

El documento, que finalmente ha aprobado por unanimidad el pleno del Senado este miércoles, ha surgido como consecuencia de muchísimas horas de trabajo, de largos debates, pensando, como decía antes, no solo los puntos y las comas, sino el color del punto y el de la coma. El hecho de que cada grupo haya hecho las aportaciones en un color nos ha permitido visualizar que todas y cada una de nosotras hemos podido situar nuestra acuarela en la paleta; un arcoíris en el que han sido pieza clave los 52 comparecientes que nos han dado la oportunidad de escuchar directamente a la implicada y a quien trabaja, a la afectada y a quien le ayuda. Esa es la única manera que existe para poder modificar las leyes de manera adecuada. Esa es la manera que yo entiendo de hacer política y que esta ponencia me ha dado la oportunidad de desarrollar.

El resultado de tan ardua labor son numerosas medidas, de las que me gustaría destacar tres líneas que considero importantes. Evidentemente, la prevención en lo educativo, que facilite que los niños y niñas, los y las adolescentes, crezcan teniendo la igualdad y el respeto al prójimo como pilar fundamental en su vida; es una cuestión básica para cortar rápidamente con la regresión que estamos observando entre los y las jóvenes. Destacaría en un segundo apartado la formación de todos y cada uno de los agentes que se ven implicados en el proceso, incluso antes de que una mujer sea consciente de que puede ser víctima de violencia de género. Todo el recorrido jurídico, policial, social, sanitario, educativo y todos los que me dejo por el camino. En tercer lugar, es importante el respeto a todo el ámbito competencial para que podamos aprender de las buenas prácticas que ya se desarrollan y sigamos avanzando. Es muy importante dejar volar a quien está preparado en vez de cortarle las alas.

Es evidente que el texto aprobado no es el que hubiéramos querido cada una de nosotras. Pero no se trata de que cada partido vaya hasta el final con su propuesta, sino de buscar el consenso entre todas. La violencia de género no tiene un perfil concreto y es transversal, por lo que la respuesta política también lo ha de ser. Percibo que lo que hemos hecho ha sido eso.

De todas maneras, no debemos dejarnos llevar por el positivismo de haber podido llegar a un acuerdo, porque la realidad -no solo la luna- posee excesivos lados oscuros. El paso que hoy damos es importante, pero tiene que ser un punto y seguido para alcanzar un objetivo común; un fluido rosa, un haz de luz morada o del color que queramos, pero en el que todos y todas nos veamos reflejados bajo el mismo prisma para hacer frente a esta lacra de manera conjunta.

Alderdi Eguna 2017